Sin título (Palacio de Justicia)

Proyecto desarrollado para la expoción Documentos para un Futuro imperfecto. Curaduría de Esteban Álvarez. El Parqueadero, Bogotá y Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, 2011

Nicolás Consuegra […] comenta sobre su obra Sin título (Palacios de Justicia): “En Bogotá han existido tres construcciones que han servido de sede al Palacio de Justicia. El primero, fue un edificio de estilo neoclásico diseñado por el arquitecto Pablo de la Cruz, ubicado en la calle 11 con carrera 6ª y que funcionó desde los años 20 hasta 1948, momento en que fue afectado por los incendios ocurridos durante el “Bogotazo”.

Casi treinta años pasaron para que se lograra construir un nuevo Palacio de Justicia (ya ubicado en la Plaza de Bolívar y de cara al Capitolio Nacional). Diseñado a principios de los años 60 por el arquitecto Roberto Londoño y finalizado en 1975, esta edificación fue nuevamente afectada por los incendios generados, luego de la toma al palacio por parte del M-19 y la retoma realizada por el Ejército Nacional en 1985.

Las ruinas de este segundo edificio se mantuvieron intactas durante 4 años hasta que el gobierno decidió demolerlo completamente y construir un nuevo edificio, siendo este último, el tercer Palacio de Justicia que ha tenido Bogotá.

Con base en estos antecedentes históricos (dos incendios destruyen los dos primeros Palacios de Justicia en Bogotá), realizó dos dibujos en tiza de gran formato de los dos primeros palacios de justicia (el de los años 20 y el de los años 70) en un muro pintado con pintura de pizarra. Estos dibujos ubicados en distintos lugares buscan mantener su retórica histórica independiente. La tiza y el pizarrón remiten a una especie de “lección histórica” a la vez que lo impermanente de dichos dibujos intentan señalar la fragilidad de la memoria que tenemos frente a los hechos históricos que nos construyen como entes sociales, pese al impacto que hayan tenido en nuestras vidas.

[Consuegra] […] crea un pequeño Palacio de Justicia, casi una metáfora en un tamaño módico. Este pequeño Palacio-maqueta es quizá una reencarnación de la obra anterior, que en esta etapa cobra un importante espesor tanto físico como conceptual. Se renueva la propuesta, y donde era impermanencia ahora es presencia, evocando la desestabilizante incomodidad de tener “Palacios de Justicia”, dos, tres, muchos! Y donde era fragilidad, ahora es un cuerpo sólido, llamativo, reducido e instalado en primer plano, que nos hace pensar en la desesperación de los ignotos por aparecer en cámara, y en carros mal parqueados por afán.

Tomado del catálogo del proyecto curatorial Documentos para un futuro imperfecto. Curaduría y textos de Esteban Álvarez. Alcaldía Mayor De Bogotá / Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Bogotá, abril de 2011.